Páginas vistas en total

viernes, 3 de octubre de 2014

¿Heil? ¿Qué, quiénes, cómo, cuándo, por qué?… ¡Burundanga!





¿Qué dice Ángela Merkel con la frase «la dignidad humana es inviolable»?

¿A quién hace recordar Obama cuando se muestra atildado y habla con frases cortas, terminantes?

¿Obama es inteligente, es fundamentalista religioso o es servil?

¿A quiénes beneficiarían derrotas electorales de los gobiernos en Brasil y Uruguay?

¿Cuándo y cómo surge el presunto movimiento que la Fundación Bancaria del Buen Pensar (¡la Fundéu!) recomienda con impecable razón lingüística escribir Jorasán?

¿Es cierto que la “compañía” y el Mosad (transliteración correcta, sólo una “ese”) podrían tener algo que ver?

¿Por qué se hacen comentarios sobre presuntos “anarco-yihadistas chilensis” como realizadores materiales de los bombazos en Chile y no se profundiza en la investigación sobre los instigadores intelectuales?

¿Qué cercanía ideológica podría haber entre estos instigadores y los medios de prensa que luego agitan contra los estudiantes y la izquierda (como por ejemplo Canal 13 de Santiago, cuestionado por la Federación de Estudiantes de Chile)?

¿Por qué, para qué y quiénes asesinaron en Caracas al diputado venezolano y su compañera?



Tal cual (en RT)



«El orden internacional que hemos estado construyendo meticulosamente desde después de la Segunda Guerra Mundial» se está desgastando, pero el compromiso de EE.UU. en el mundo es más importante que nunca, insistió Biden [vicepresidente de ese país] hablando este jueves [2 de octubre] sobre los pilares de la política exterior de la Casa Blanca antes los estudiantes de la Universidad de Harvard.
 
Uno de los logros claves, desde su punto de vista, es que Washington consiguió presionar a los Estados miembros de la Unión Europea para que sancionaran a Rusia. «Es verdad que no querían hacerlo. Pero EE.UU. asumió el liderazgo y el presidente de EE.UU. insistió en ello. A veces incluso tuvo que poner a Europa en una situación incómoda para que actuara e hiciera “pagar [a Rusia]”», a pesar de los riesgos de sufrir daños económicos que eso suponía para la UE, confesó el vicepresidente respondiendo a las preguntas de los estudiantes.
 
En cuanto a los demás desafíos para Washington en la agenda internacional, Biden admitió que las revueltas en Oriente Próximo y África del Norte apoyadas por la Administración de Obama y el auge de extremistas violentos tendrán un efecto duradero y tardarán «una generación o más» en apaciguarse. Sin embargo, calmó a la opinión pública: yihadistas como el Estado Islámico son un serio desafío, pero no representan «una amenaza para la existencia de nuestro estilo de vida o para nuestra seguridad». «No nos derrumbamos después del 11-S. No flaqueamos después de la maratón de Boston», argumentó.



¡La burundanga!



En Argentina ahora, se dice, aparecieron los ataques con «escopolamina, también conocida como burundanga, […] un alcaloide […] que se encuentra como metabolito secundario de plantas […] solanáceas como el beleño blanco (Hyoscyamus albus), la burladora o borrachero (Datura stramonium y otras especies), la mandrágora (Mandragora autumnales), la escopolia (Scopolia carniolica), la brugmansia (Brugmansia candida) y otras plantas de los mismos géneros. Es una sustancia afín a la atropina que se encuentra en la belladona (Atropa belladonna). La escopolamina es una droga altamente tóxica y debe ser usada en dosis minúsculas, como por ejemplo, en el tratamiento de la cinetosis (mareos vehiculares), se usan dosis transdérmicas que no superan los 330 microgramos cada día. Una sobredosis por escopolamina puede causar delirio, y otras psicosis, parálisis, estupor y [hasta] la muerte».



¿Será a la escopolamina que se refirió Kevin Sullivan quien funge como embajador estadounidense en Buenos Aires cuando advirtió a sus connacionales turistas o residentes sobre ataques con la “droga de la violación”?



Ah…

Nota: Son nuestras todas las intervenciones entre corchetes y con bastardillas.

Fuentes: